lunes, 30 de noviembre de 2009

El camino azul

El vuelo lejano de las aves fràgiles
el recuerdo de un hipocampo
el cielo blanco
sin nubes a las cuales culpar
los màstiles de barcos hundidos
las causas del atardecer en la playa
esplendores de cada mañana
y el rocio en las hojas tempranas
todo encuentro entre seres vivos que antes se haya dado
para darse calor
para hallar amor desangrado
cada espora en el aire
cada pez que no se haya pescado
toda ola del mar
y cualquier beso olvidado en tu regazo
forman parte del camino azul,
del fuego celeste
y de mi silencio,
que ya murmura,
sonrisas a la humanidad.

Te quiero ver
te quiero ver
Soledad
para enseñarte a hablar
como yo ahora hablo
camino fe-liz
camino callado
te hablo
y te hablo
y te hablo.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Elizabeth del Rosario

Te amo sin final. Lo he consumido todo en el fuego, y nada hubo que resistiera las llamas del universo ardiendo. Cada sangre y pajaro del cielo. Cada conocimiento y cada milagro, cada planeta, todos se desvanecieron incinerados en el azul del tiempo. Excepto tú. Después de ver el vacio infinito aún quedabas tú, más cierta que el fuego eterno. Yo supe con certeza lo que siento, sin temerle más al impredecible frio del viento.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Pálido noviembre

Pálido noviembre
sucio el piso
lleno de lluvia, tiempo y lamentos
¿Ves lo que pasa
cuando llega el silencio?

Dime cielo
con cuántos suspiros te hicieron
con cuántos tormentos
Y si no sabes con cuántos
al menos de quiénes fueron
aquellos amorosos gestos
quién te dijo mi nombre
mirándote
húmeda la mirada
con los ojos tiernos.

Voy a tomar tu dolor
voy a tomar tu silencio
y en medio del sudor
voy a calcarte el Sol
sobre el borde de un beso intenso.

viernes, 30 de octubre de 2009

No tengo excusa

No tengo excusa
me sentaba una y otra vez
rodeado de gente
en algún bar
cualquier restorán
una banca de la plaza
detrás de una mirada
y no conseguía no sentirme único
al igual que todos lo sé
en valor
pero más monstruoso
más meticulosamente agazapado
de una manera menos parecida
más inusual
más insoportablemente silente
como un esclavo o un desterrado.
No tengo más que mi silencio
y aunque quisiera
no encuentro a nadie que me lo calle
nada ni nadie
si.
dije calle.

Si me quedo callado

Si me quedo callado
y me esfuerzo poco
apareces tu
colgada de la rama de un árbol
que observo desde mi ventana azul
y no digo nada.

Si no digo nada
y me sigo quedando callado
me asalta tu voz no pronunciada
pasajera del viento
el cual tampoco escucho
sólo lo siento sin verlo
tal cual a ti te siento.

Si me quedo callado...
y me sigo quedando asi...
no pasa nada
no pasa nada que me saque de mi
donde tu abundas.

Soledad, baby.

No tenía el menor sentido quererte Soledad
pero yo te quería
desde siempre
desde antes.

La profundidad del amor (anónimo)

Mi amor estuvo ahi
toda la vida
para repetirse a raudales
cruzó la luz
llegando al universo
a cada uno de sus confines.

Un dia alguien me abrió los ojos a su realidad
diciendo que el amor no existe.
Lloré ante la duda
pero la realidad de unos
es diferente a la de otros.

(Por ellos vuelvo a buscar
el amor.)

(Por el Soñador de la Paz)

Palabras de maría

"No tenemos derecho a pensar en nosotros solos. El mundo es muy complicado.
... La felicidad está rodeada de dolor."

María Iribarne.

(El túnel, Ernesto Sábato)

Aeolus, keeper of the winds


Añadir imagen

domingo, 25 de octubre de 2009

Whiskey

Bebí un sorbo del whiskey J.W. black label que acababan de traerme. Juan caminante - pensé. Lo sirvieron elegantemente, con parsimonia. Primero el mozo había cometido la equivocación de suponer que lo quería con hielo y por tanto me lo había servido así, en las rocas. Estaba distraido en mi lectura y no me percatè de ello al aproximarse el mozo. Pero al colocarlo sobre la mesa lo mirè y noté el detalle. Lo llamé de inmediato, puesto que ya se iba, y le dije que tendría que disculparme pero no se me había preguntado si yo deseaba el licor con hielo; ergo se sobrentendía que sólo quería whiskey, sin hielo.
- Enseguida se lo cambio señor - me había respondido presuroso. Se llevó el vaso y su escasa parafernalia para poco después aparecerse nuevamente con la esperada bandeja, portando un vaso con whiskey dorado, a temperatura ambiente, con las transparentes paredes del vaso limpias, secas por fuera y por dentro hasta el nivel del líquido, debajo del cual la densidad del alcohol, además de otros atributos químicos, haría imposible seguramente poder mirar "bajo el agua", si uno estuviera debajo de la superficie alcohólica, como buceando en un mar dorado y sin olas, cálido y silencioso.
Bebí entonces ya un sorbo de whiskey. Pensé. Me asaltó un silencio más profundo que el habitual. Bebí un segundo sorbo. Escuché un silencio ajeno al pasar una muchacha pensativa, enfrascada en su mundo interior, el que adivinaba interesante. Me distrajo sólo un segundo; apenas lo suficiente como para darme cuenta de que me distraía; luego la olvidé. Observé la calle. La noche había llegado a mi lado y sin embargo parecía que era a todo el mundo a quien había llegado, a quien cubría. Y si. Lo sé. Cubría a todo el mundo. Pero solo yo parecía detenerme en el hecho de que me tocaba la noche, tanto en mi interior como en la piel, distraída noche, desde la calle como llegaba, desde el cielo, desde el silencio ajeno y mundano. La noche no debería sobrentenderse con tal simpleza.
Noté las luces encendidas de los postes. Pensé que si no estuvieran encendidas no las notaría por supuesto. Pero quizás las luces no estaban en los focos de los postes recientemente encendidos, sino sólo en el aire. Tras la magia eléctrica no podía ser que la luz fuera sólo eso. Yo miraba luces tal cual las hubiera pintado Vincent. Hablo de Van Gogh. Hablo del silencio, del mar y de las luces en la noche, en la niebla, en mi interior. Esas luces en los postes brillaban amarillas, casi de un color melón a la vez; mejor dicho.
Al cabo de un instante sentí la lengua calentarse, al igual que la garganta, al percibir esa sensación a madera agrietada, antes húmeda, secada al sol, en viejos bodegones imaginarios. ¿En qué parte de un alambique habría madera? ¿La habría? ¿En contacto con el licor? ¿Y lo habría besado hasta embeberse él de ella? El alcohol me habla sin palabras. Me susurra desde el interior...
Sentí los labios calentarse, sobretodo el inferior. Habían recibido el calor del líquido al surcar las grietas de su superficie. Tomé conciencia de la existencia de la línea que discurre sagitalmente por la mitad del labio inferior. Percibí cada una de las grietas más delgadas que se marcaban aledañas por la sensación del hilo de alcohol que se deslizó sobre ellas. No las veía. Las sentía. Tuve la impresión de estar observando un sillón de fino cuero oscuro, poco antes de pasar a sentarme en él mentalmente, y quedar así, a continuación, en silencio, mientras la oscuridad lo envolvía todo y yo me quedaba encerrado dentro de mi interior, observando desde mi guarida el último resquicio de luz al irse desvaneciendo. Quedandome sólo, pensando.

Desde la mesa

Limpié meticulosamente el vidrio de la mesa. No todo el vidrio. Sólo la mitad proximal de él. Empecé por limpiar la parte en donde había estado mi vaso, el cual había contenido un jugo de maracuyá al estilo frozen. Ya me había tomado el jugo y sólo quedaba un pedazo de hielo dentro de él cuando el mozo vino y se lo llevó. Quedaban pequeños acúmulos de agua en la mesa, en ese lugar. Entonces empecé por limpiar la parte del vidrio sobre la cual había estado el vaso. Luego proseguí con mi sencilla labor abarcando el resto del vidrio, en un radio que se extendía hasta donde llegaban mis brazos extendidos desde el centro de mi silencio. El pedazo de vidrio mojado era pequeño pero al intentar limpiarlo con un papel servilleta triangular, este quedó empapado, embebido, inútil para seguir sirviendo a mi propósito. Tomé unos cinco o seis papeles servilleta del dispensador que se hallaba al centro de la mesa (el cual me incomodaba tenuemente pues alteraba geométricamente la paz de mis pensamientos). Usé todos esos papeles servilleta para de nuevo intentar secar el vidrio, el cual se habia mojado más extensamente tras el primer infructuoso intento. Esa vez lo conseguí con satisfacción pequeña y secreta. Limpié así todo el glass con éxito. Recordé a mi abuelo sentado a su mesa en Chiclayo. Cada noche, durante la sobremesa, en aquellas reuniones familiares de antaño, lo había visto limpiar las migajas de pan sobre la porción de mesa inmediatamente próxima a él. No limpiaba toda la mesa. Solamente su parte. Arrojaba las migajas al suelo, hacia los lados. La abuela murmuraba acerca de cómo era esa su costumbre. O quizas lo murmuraba mi tía, alguna de ellas. Yo sentía que aquello era una costumbre cuyo origen estaba seguro perdido en el tiempo y cualquier intento de entenderla a partir de una explicación de mi propio abuelo terminaría por arruinar el encanto del pequeño misterio aquél. En fin. No era que yo hubiera copiado la costumbre. Simplemente lo hacía por una razón subconsciente y cuando las primeras personas de la familia lo advirtieron en mi comenzaron a decirme: - Igual que su abuelo.
No sé si lo hacía por las mismas razones. No creo que el tuviera razones especialmente interesantes. Yo tampoco creía que las mias lo fueran. Pero al terminar de hacerlo sentía que no había ya aristas en la mesa. No podía haberlas (excepto las visibles sólo microscópicamente). No había ya migajas ni charquitos de agua procedentes de vasos conteniendo líquidos helados o cafe o jugos derramados. Había ergo homogeneidad visual y táctil. Había silencio estético e inmovilidad en los detectores de mi mente que se alteraban ante la menor arista y saltaban como en un voltímetro apenas miraba una disrupción en la continuidad de mi paz interior. Mi paz interior dependia de mi silencio interior y en algunas oportunidades un pequeño punto en la mesa podía causarme incomodidad. ¿Serían todos asi? ¿O sólo yo? Quería esa inmovilidad en mis detectores. Quería ese silencio interior y ese silencio visual. Que no hubiera nada sobre la mesa. absolutamente nada que pudiera alterar la superficie lisa del vidrio.

lunes, 19 de octubre de 2009

El cielo y la Luna

El cielo a veces me parece a mi una opacidad
sospechosa de corresponder a un proceso de consolidación
una neumonia matutina.
Y no han faltado mañanas en las que
al mirarlo
a través de una luna empañada de automóvil
me he guarecido en aquella opaca frialdad
para no dejarme sorprender ajeno a la paz de las nubes
a su humedad
a su falta de ligereza cuando han de romper en llanto.

Ni qué decir cuando he visto a la Luna por las noches
y la he encontrado alba hasta la hipnosis
mientras que en silencio le he podido detectar
imágenes hipodensas de aspecto nodular
cual siembras secundarias a distancia
de mi propia soledad.

No quiero que caigan noches

No quiero que caigan noches sobre mi lecho
por cuyos besos no pueda eludir al silencio
y asi decirle al momento
que por tus labios me estoy muriendo.

No quiero que me atrapen dìas mansos amaneciendo
olvidados
lejos de tus manos mis manos
de tus sueños mi sueño.

No me digas de tus labios amados, no.
Dibùjame esa nube de memoria
blanca y lluviosa,
con la ofrenda de tu boca.

domingo, 18 de octubre de 2009

Javier Heraud

Yo nunca me río de la muerte.
Simplemente sucede que
no tengo miedo de morir
entre pájaros y árboles.

jAVIER hERAUD (eL vIAJE)

buen poema a un amigo:
http://balconinterior.blogspot.com/2009/07/sucede-que-no-tengo-miedo-de-morir.html
muestra de poemas:
http://elvendedordetierra.wordpress.com/category/dossier/javier-heraud/

Atardecer extranjero


El atardecer es más frio en una ciudad extraña
aunque sea tuya por permanencia
los razgados violáceos y rosados del solitario celeste
se ven más lejanos
su tibieza es más volátil
se desvanece con mayor rapidez la sensación de movimiento
y dura más el pensamiento
la mirada sobre la pared.

Recuerdo esa tarde lejana
allá en el frio silencioso
y la lluvia solitaria
el gris amenazador y el estruendo del trueno extranjero

Recuerdo el granizo y una voz apurada
inundada la calle de mis pensamientos etéreos
tratando de cruzar la avenida
llena de agua y misiles de hielo.


Ordenar, clasificar (Los libros)


Ordenar, clasificar
ahora entiendo un poco mejor ese tema de ordenar los libros

por tamaño
por autor
por temática
por país de procedencia del autor
por color
por el hecho de haberlos leído ya
o no aún.

No importa cuántas categorías puedan haber surgido
de la soledad de Georges Perec
ni de la mía.

Los libros seguirán donde están
en un orden u otro
y hay que ir a caminar
por otros.

Tu pensabas


Tu pensabas que los cerros y los árboles te iban a seguir
no pensaste que no.

Tu creías que el mar y la lluvia te seguirían tocando
no creíste que no.

No creíste
No pensaste
No nada.

Estás sólo y no te importa
Te sientes cómodo entre tormentas de arena y tormentos mentales.
¡Qué loco estás!
desnudo
con los pies limpios y el cabello chorreando rio de cañería vieja
el Sol alejado
y un libro en la mano.

Book & Nelly

There's no way to let your pages book
no sound
no touch
no movement
I have to write
enfrentarte
there's no way out
I have to read you
every day.

...no tengo armas
para enfrentarte...

sábado, 17 de octubre de 2009


Cuando cayó el pañuelo blanco con bordados floreados de la mano de William Wallace

En el final de la película
el está echado boca arriba
y poco antes de que le caiga un hachazo sobre el cuello
el estaba mirando de costado a la gente que defendió y que lo abucheaba
y vio a su mujer perdida entre la multitud enardecida

Ella pasó flotando
ella le sonrió cómplice y leve
le transmitió paz
y el notó el tiempo detenerse
y olvidó a la muerte acercándose
en una hoja afilada, pesada y brutal
y sonrió
con el corazón manso
y entonces murió
con una sonrisa clara y una mirada feliz
y cayó de su mano el pañuelo blanco
con bordados floreados.

Yo lo vi hace un corto tiempo
y luego por casualidad
me recosté boca arriba
estirándome la espalda contracturada
dejé caer mi cabeza hacia atrás
hacia el suelo
sentí la sangre fluir hacia mi frente
y mis brazos cayeron también hacia atrás
y entonces te vi
vi tu sonrisa
y me sentí así
invadido por la paz mansa
y te extrañé mucho
cuando detecté la luz de tu mirada.

Un poema de Luis Hernandez y el cielo de Cutervo




Un espacio delante de mi (La Nonna)


Tengo un espacio delante de mi
que me sirve en especial
Es una mesa su sostén
la madera marrón oscura
dos manteles largos más que anchos
cruzados entre si en noventa grados
por el centro de cada uno
formando una cruz
como la cruz roja
como la cruz helvética.

Cada mantel tiene franjas rojas
y blancas paralelas
cruzadas perpendicularmente
por otras franjas rojas
y blancas paralelas.

Y saco mi agenda negra
del bolso de caminante silencioso
pruebo el líquido de mi copa
mastico un pequeño trozo de hielo
quizás disimuladamente
quizás desfachatadamente.
Escucho el sonido al romperlo pero nadie lo nota
nadie nota mi presencia oculta
nadie nota mi mundo interno escudriñando.

Y yo observo el abismo ante mis párpados inferiores
allá abajo el mundo tiene niveles
con barreras físicas.
Está la mesa de madera
el piso de lozas cuyo motivo imita piedrecitas negras y blancas
salpicadas como las galaxias.

Más abajo está el suelo de cemento y concreto
luego el subnivel de tierra soportándolo todo
a mi finalmente.

Más abajo quizás agua, un yacimiento de oro negro
una concha marina.
Quizás un cadáver humano o un fósil del pleistoceno
una lágrima perdida
desvanecida en el tiempo.

Un país antes o después
y el recuerdo del continente Pangea
el globo terráqueo
todas las penas.

El mundo de colores y estrellas
los niños y el colegio
el universo, el multiverso
la poesía perdida del conocimiento
teoría de cuerdas y supercuerdas
teoría de membranas y el tiempo
once dimensiones imperceptibles
todo al borde del abismo
y yo en el abismo
y el abismo al borde mio
y yo sólo contigo
y yo sólo sintigo.

Los campos verdes

Los campos verdes de la infancia querida
son de Cutervo
no son míos.
No los extraño
pero el futuro me los niega
y eso basta
para ponerme triste
para quedarme pensando.

Los ojos tiernos de mi amor ausente
son claros luceros
dentro de la negritud de la noche lejana
Yo estoy de dia
tu estás de alma herida
y nadie nos mira.

Puedo decir de memoria qué tono de voz usa tu pena
cuando el pensamiento te ataca
y la melodía te desespera
cuando no queda nada
tan sólo una respiración alejándose
tan sólo una ilusión lila que anhela vivir
y que yo quiero pero no se entera.

A saudade

Ainda não tive o tempo de fugir para a lua
mais fico tranquilo

Ainda não tive a inmensa chuva do meu coração
te falando a traves dos olhos vermelhos
embora fico no silenzio sozinho
Eu me lembro da tarde na praia
seu sorriso então
seu dor agora
e minha saudade e tuda por você.

A promise of love

Te prometo que recuperarás el aire
la sonrisa
las palabras enamoradas
Te prometo que recuperaré tu mirada
tu paso nocturno y sereno
tus tacones
tus pies desnudos reposando en la cama
tibios simulacros de verano reclinados
cual suaves palomas dormidas
y tus manos suaves
temblando de frío
embora ateridas.

Ich hoffe

Ich hasse the pain
que corroe las paredes de la cueva
cerca al mar
in front of the mar
während the waves rompen en las rocas cercanas
oscuras
no se distingue más que sus sombras
en la schwarze Nacht.

Odio el Schmertz que te pone traurig
und ich hoffe que tu garganta descanse a little bit
Ich hoffe
Ich hoffe.

Como si tu aún me hablaras

Me cae una lluvia pequeña
de cada nube de palabras
que inventa el cielo de tu mente

Cuento las notas del piano
cuento las notas del órgano y del clavicordio
Amorbach
Suena Para Elisa
Claro de Luna
Ennio Morricone
como en una de sus versiones
para un Spaghetti Western
solitario enamorado
de la llanura solitaria
te tengo pegada
en mi boca cerrada.

No tengo palabras
pero asi me quedo pensando
tal y como si tu aún me hablaras
Con amor e ilusión
me hablaras

Hablar sin palabras

Te siento hervir
en el fondo de la garganta
suave
tímida
doliente.

Me saltan gotas del mar
y el mar
se está despidiendo.
No he de suspirar más.
No he de tener paz.

Siento tus callados quejidos en el silencio
mojándoseme los ojos
la mirada ennieblada
hasta hacérseme agua tibia y salada
la mar que me duele
la mar que te duele.

Duele mucho
duele poco
intensa
imperfectamente
y quiero tener tu canto callado
tu voz
eternamente.

Quiero tener tu canto callado
tu pena echada en mi mano
quiero tenerte aquí
con mi sollozo en tu vientre.

Y quiero tener desde siempre
la flor de tu corazón
tu cadera apollada en la cama
y tus manos de enredadera
ahora mojadas
por la lluvia azul
de tus mejillas rosadas.

Quiero que tu me lo digas
y que sepas que te escucho
aunque no me hablen tus labios
con voz de audible melodía
y asi sepas que aún podemos
hablar sin palabras.

Te propongo que me quieras

Te propongo que me quieras
para evitar hacernos humo
y asi no mirarnos en el aire
si no vernos el aire
en el rostro de cada uno.

Te propongo que me quieras
como a un trozo de madera vieja
que te encuentras sobre la tibia arena
arrojado por el manso oleaje.

Te propongo que me quieras
asi como tu eras
tierna y suave
tirada bajo la tarde
sobre la arena desierta.

Te propongo que me quieras
te propongo hacerlo a tientas
debajo de una nube densa
a lo lejos de alguna palmera quieta.

Las olas de Neftalí


Una a una
las olas desgastaron nuestras vidas.

(Pablo Neruda)

Como tu corazón existe (L.H.C.)


Como tu corazón existe
la lluvia está explicada.
Como el agua
lleva en el lento
lleva en el rápido
insistir
la lluvia existe.

Y hace tiempo
hace algún tiempo
azul y muy lejano
he querido olvidarte.

Pero si el agua existe
y tu corazón
Yo que no bebo de ambos
no he de morir
pero tampoco de vivir

Y al verte alguien llora
y ese he de ser yo.

Y al verte, alguien canta.
Yo.

(Luis Hernandez Camarero)




Mechita Sosa


Mercedes despacio
descansa poco a poco
Mercedes alegría
descansa.

Linda la calle
la vereda camina
linda la alegría
la negra querida
de cantos de vida.

Linda Mercedes
Mechita Sosa
la argentina aguerrida
detrás de la masa
la ideología del agua
que es para todos.

Descansa Mercedes
cantante alegría
de verso golondrina
gracias a tu vida
que nos dio tanto
Mechita querida.

No sé decir adiós

No sé decir adiós
y me cubre una amenaza
sobre ser inundado en mis entrañas
por sangre negra
y derramar lágrimas de sangre transparente
color aire contaminado.

Sé que te destrozas el alma esta tarde
y es porque no he entendido a tiempo
que es a ti a quien hube de abrazar
y no a mi vacío de viento helado
no a mi vacío de viento incierto.

Tú eras la tarde
y yo no te cubrí los hombros suaves
no te recogí los negros cabellos
llenos de bucles y golondrinas ocultas.
Yo te dejé de mirar
mientras tu llorabas atada a las penas mojadas
detrás de las piedras
detrás de las piedras.

viernes, 16 de octubre de 2009

Fuego Azul

El: Quiero lamerte el alma.
Ella: ¡¡¡Guauuu!!! ¡Qué fuerte lo que me dices!
El: ¿Por qué?
Ella: Es que no sé... Es muy fuerte lo que me dices. Eres muy intenso. Me estas incinerando.

Manos nocturnas bajo el neón de la luna artifical
sobre el enlluviecido asfalto
Un ángel se va enardeciendo
una mujer de delgada figura y cabellos dorados al fuego
al deseo.

Porque mi alma está de luto
pero el frenesí desaparece el dolor
y dopa el sentimiento.
No siento nada. Vamos. Vamos
Yo te prendo. Te incinero. Te quemo la boca con mis besos.
Puesto que estoy apagado y tu estás encendida. No siento nada.
Siento todo. Soy peligroso
Soy de fuego
como la luna roja
es peligrosa
peligrosa.
Soy de fuego
Fuego azul por dentro.
Fuego rojo.
Fuego negro.

Desgarro íntimo

Desgarro íntimo
lesión silenciosa
llaga hermosa
raza hiriente
como la espina
como el batiente
cuando el sol
miente.

Tengo miedo

Tengo miedo de que el agua de mar que tengo
se me quede enteramente en las manos
en lugar de escurrírseme entre los dedos
y derramárseme sobre la arena tibia.

Tengo miedo porque te quiero
pero no quiero privar a la suave arena
de ninguno de los besos tiernos
que del agua y el tiempo
nacen de entre mis dedos

Ontem soñé contigo

Anoche soñé contigo
pero no es mi culpa
ni es culpa tuya.
Ayer te besé dormido
Me endulzó de nuevo la boca
tu sexo en mis besos tiernos
pero no es mi culpa
ni es culpa tuya...
Es culpa del sueño
y es culpa de que te quiero
Te quiero cuando sueño contigo.

And that's it

Hoy caminé de nuevo aquella vereda añeja
gris.
De extraño silencio fui envuelto al desplazarme
al ir y venir
tenía tiempo
tenía ganas de tener tu silencio interno
inmenso cielo.
Tú.
Así era que anduve
y anduve
y te pensaba decir después
un poco después
pero mejor pensé
que no fuera después
que sea entonces
que fuese ahora.
Lo acabo de pensar: que sea ya.
Hoy te extrañé.
And that´s it.

Un bosque triste



Un bosque se hizo
en la noche oscura
de memoria y con cada detalle
de su amor extraviado
el viento tierno y lejano,
la voz añorada
tal como la recordaba.

Entonó afligido
en sus ramas tristeza
melancolía en sus piedras,
las hojas secas de anudadas que estaban las gargantas
de cada tronco
de cada madriguera de zorro abandonado
y en sus lágrimas de fondo de rio
ningun salmón pasó luchando
ninguna burbuja dijo te quiero
la tristeza entera del vacío
se escuchó sin que interrumpieran las cigarras
un leve sonido
apenas audible
como un silbido de viento en el risco lejano
como un lamento de cervatillo herido.

Un bosque se hizo en la noche
de memoria
del amor extraviado del viento lejano
la voz
y en sus ramas y en sus piedras
entonó afligido
en los rios y sus arrollos
la tristeza en un silbido
un silbido intranquilo
de viento herido.

Lloraba el bosque
por su amor perdido
el viento pequeño
que no hallaba su largo y arduo camino de retorno
hacia su bosque querido.

miércoles, 29 de julio de 2009

Mi búsqueda (ADLT)


Lei por casualidad algo del profundo silencio de mi buena amiga Ann. Aqui transcribo el exorcismo de su silencio. Celebro tus lineas mi amiga del caballito de totora, en el que dejaste de ser prisionera de la orilla. El viento en Pimentel está soplando... Adelante!

Anngie escribió:


Mi Búsqueda


En el profundo azul del océano, busqué mi camino
Y pensando que todo en ese mundo tenía sentido, me sumergí.
¡Qué naturaleza tan bella, que paraíso sin fin!
Nadé y buceé y durante un tiempo creí ser feliz, mas que poco duró,
que cuando pensé que era invencible
el oxígeno me faltó.
Ahora estoy en medio de la nada, intentando salir viva por fuera,
muerta por dentro, pero sigo aquí.
Escucho voces allá arriba, OH! Dios,
es la gente que me quiere
que está esperándome en la superficie.
Debo subir, lo sé, no puedo defraudarles.
Mi vida no ha acabado, es más, mi misión aún no ha empezado,
pero aquí abajo está todo tan oscuro
que se me hace imposible conocer mi verdad
estoy atrapada entre las algas marinas
el salitre ciega mis ojos, arruga mi piel
el mar me consume...
no creo que pueda aguantarlo mucho más.
Busca en tu interior, piensa en ti,
has nacido para algo, todos lo hacemos,
pero no siento paz en mi interior
y no obtendré respuestas hasta que no esté en paz conmigo misma.
Y una voz, desde el interior de mi propio cuerpo, me habló:
“Abre los ojos , y vive. Vive para ser feliz tú, y sólo así harás feliz a los demás”.
Y como si de una fuerza sobrehumana se tratara
mi cuerpo empezó a emerger, tan rápido, tan vivo.
Aquí estoy, de nuevo en el punto de partida,
y observando el mundo en el que he nacido
y en el que he de morir,
me paro y digo:“Como el Ave Fénix, resurjo de mis cenizas, me siento bien, voy a vivir”!!!

Anngie de la Torre. Pimentel, Chiclayo (22/09/2008)

lunes, 6 de julio de 2009

Caracol manchado, falena, calcedonia













"Un dia los hombres descubrirán un alfabeto en los ojos de las calcedonias, en los pardos terciopelos de la falena, y entonces se sabrá con asombro que cada caracol manchado era, desde siempre, un poema"




A. Carpentier (Los Pasos Perdidos)




miércoles, 24 de junio de 2009

papá


el océano más profundo
el silencio más longevo
el viento más intenso
el Sol más brillante
el campo más verde
el grito no proferido más hondo
el laxo descanso de las sienes bajo la suave lluvia
el suspiro más lejano
el sólido ser del ser humano mejor
la paz
la verdad
mi boca sin hablar
mi corazón sin callar
nunca jamás
papá.

martes, 23 de junio de 2009

Showroom de las comadres (Claudia Rua)







Coleccion Otoño-Invierno de los Diseñadores Urbanos en el Showroom de las Comadres.

sito: CALLE JUAN FANNING 325 MIRAFLORES

Kareen Spano en La verdadera Historia de Sara Helen


en palabras de kareen: ingrese a:

http://www.rpp.com.pe/2009-06-02-kareen-spano-es-sara--lo-nuevo-de-guillermo-castrillon-noticia_185457.html

Publicado : Martes, 02 de Junio del 2009

Kareen Spano es ´Sara´, lo nuevo de Guillermo Castrillón

Puesta en escena recrea la historia/mito de Sara Helen y estará en cartelera los días 3, 4, 4 y 6 de junio en el ICPNA de Miraflores

domingo, 21 de junio de 2009

Terreno abandonado por la ventana de mi hotel

Escucho una de mis piezas favoritas: "la muerte de Ase", de "Peer Gynt", de Edward Grieg. Suenan los violines irrumpiendo con su amor melodioso, y sus hermanos de cuerdas, la madera, el barniz, también vienen a mi mente, Stradivarius quizás, el atisbo de una marea evocada, un atardecer en altamar, la catedral de la plaza de armas de Lima desierta un domingo a las siete de la mañana, una mañana gris, melancólicamente gris y nublada... Vienen a mi mente de pronto... Vienen a mi mente.
Mi ansia nunca cesa. Mi sed nunca aplaca. Nunca deja el Sol de mojarme su calor. La lluvia de quemarme sus gotas. Nunca muere mi silencio en medio del bullicio aletargante. Nunca me quedo dormido. No es el blanco mental ni el negro del cielo ni el mar. Es el hueco en el suelo sin planta verde que regar de un transeúnte que vi paseando nomás.
Ya no recuerdo a Ase muriendo. Hay un gris cercano por la ventana de mi hotel. Me he quedado pensando. Ese terreno abandonado al frente albergó vida, familias, hogares, lágrimas. Hoy es sólo poesía derruída y hay un loco que duerme oculto en ella, cada noche, a la intemperie, bajo las estrellas. Yo lo miro. El me mira. Los dos miramos las estrellas.

sábado, 20 de junio de 2009

Rosario Tijeras



Veo alguien que hace cosas raras
Y que de pronto no quiere hacerlo...

Escucho tu violín cansino
silencio embustero del alma gris
que nunca se calla
nunca se calla...

Escucho el sonido ensordecedor de tus balas
al surcar el frio azulino
de la tarde en aguacero.

Alguien cae
cae y yace inerte
tu escapas
sin mucha prisa, pero escapas.
No te importa nada ni nadie.
Solo contenerte
Para no llorar más.

Un buen amor quiso protegerte
quiso cuidarte
quiso amarte y así que lograras olvidarte
pero tu no podías
No podías olvidar más.

Todo lo que te hicieron
Todo lo que te quitaron
Todo lo que lloraste

Mi amor, mi amor...
Mi dulce Rosario.
Descansa... No llores más...
Mi amor, mi amor...
Mi dulce Rosario.
No llores... Descansa en paz...

transcripción de Pensar / Clasificar (G.P.)


"Hablar, por lo demás, no era difícil. Yo tenía necesidad de hablar, y tenía un arsenal de historias, de problemas, de preguntas, de asociaciones, de fantasmas, de juegos de palabras, de recuerdos, de hipótesis, de explicaciones, de teorías, de referencias, de refugios.
Recorría alegremente los bien señalizados caminos de mis laberintos. Todo quería decir algo, todo se encadenaba, todo estaba claro, todo se dejaba descortezar sin dificultad, en un gran vals de significantes que exponían sus amables angustias."

"El otro no decía nada. En cada sesión yo esperaba que hablara. Estaba persuadido de que me escondía algo, de que sabía más de lo que quería decir, de que también pensaba en ello, de que tenía segundas intenciones. Casi como si las palabras que me pasaban por la cabeza se fueran a alojar en esas intenciones para ocultarse allí para siempre, suscitando, a lo largo de las sesiones, una bola de silencio tan pesada como huecas eran mis palabras, tan plena como vacías eran mis palabras."

"Al mismo tiempo se instauró como una falla de mi memoria: empecé a tener miedo de olvidar, como si, a menos que lo anotara todo, ya no fuera capaz de retener la vida que escapaba..."
"Este pánico de perder mis huellas fue acompañado por el furor de conservar y clasificar. Guardaba todo."

"Ese dia, el analista oyó lo que yo iba a decirle, lo que, durante cuatro años, él había escuchado sin oir, por la simple razón de que yo no se lo decía, de que yo no me lo decía."

(Georges Perec. Penser / Classer. Pp.73,74,78.Ed.Gedisa. Paris, 1985.)

http://es.wikipedia.org/wiki/Georges_Perec

eugenia llora (p.s.)


encuentra de pronto una vieja cuartilla, la copia de un antiguo romance popular checo. Lee el texto y llora (¡Tan pronto!):

Un pinito verde
en algún lugar del bosque,
un rosal también, perdido
en algún jardín;
has de saber, mi alma,
que han sido elegidos
para echar raíces en tu tumba
y crecer sobre ella.
Dos potros negros
pacen en la hierba de la pradera.
Regresan a la ciudad
brincando alegremeante.
Irán al paso
a tu funeral.
Tal vez, tal vez mucho antes
de que las herraduras de sus cascos,
que ahora veo relucir,
hayan caído.

(Philippe Sollers. Misterioso Mozart. P.38. FCE. 1a ed. 2001)

viernes, 12 de junio de 2009

aires de la calle


No puedo evitar ser el aire de la tarde
querer ser el aire encima de la calle larga
pasar volando y mirar hacia abajo
cuando flota mi alma de pardo plumaje por el aire
mientras pasan los transeúntes
mientras pasa la tarde...

No puedo evitar oir la voz del barítono y la de la soprano
Haga lo que haga no puedo evitar que me afecte
Recordar una mirada y la soledad
una sonrisa en mi oscura y amurallada ciudad
y el rugir del mar...
no puedo...
las olas...
Me hacen querer meterme de noche a nadar.

Escucho las voces
las voces del mar
las voces del agua
las voces saladas
las dulces y más...

me lamen tiernas como lengüetadas de amor de perro,
las sonoras caricias de un violín que me llenan de madera y salada brisa anaranjada
como la soledad
como la soledad.

Mi calma se derrite bajo el Sol
Mi paz se llena de sudor en el desierto
Mis manos son suaves como ángeles al amanecer el Cielo
y entre tantas cosas que ocurren
tantas noches que sucumben al amanecer
sólo hay una mirada que me eleva cálidamente
desde mi morada a la suya
desde mi caverna oscura a la suya
mágica...
dulce
profunda
llena de árboles que pueblan mi explanada
como si nada.


viernes, 24 de abril de 2009

Crónica de un encuentro sin final

un dia buscando a un poeta,
debido a que buscaba sus poemas,
no encontré ni al poeta ni los poemas,
pero encontré una poesía que estaba viva
era poeta y poema a la vez...
mi mundo se estremeció
porque ví esa poesía viva con mi alma de poeta
con mis ojos de lector anacoreta
e inmediatamente leì su poema
leì su color
me leì a mi mismo
y me dejè leer por ella.

viernes, 17 de abril de 2009

Pachamama, mamita (KSKI)

Otra de la buena K.

Entré a Kojudópolis a ver qué era de mi compinche del mundo chico y secuaz del mundo grande. Encontré que la chica veneno había vuelto a clavar la punta del lapicero en el papel, o mejor dicho la punta de los dedos en el teclado. Aunque lo principal es que clavó la belleza interna que ella tiene dentro del pobre fondo nebuloso de su pantalla de computadora - ése K - el epileptógeno, y salió un lindo hijo, este poema... Sutil, intensamente suave.... Lo lei y me identifiqué inmediatamente. En mi caso vivo actualmente un poema que me hace sonreir sin necesidad de verlo.... una poesía viva que me hace saberla cuando me está mirando sin necesidad de verle los ojos... Leí el poema de mi amiga K e inmediatamente pensé en la princesa del mar. Estupendo poema mi querida K. Un abrazo amiga mía.

K escribió lo siguiente:

martes 14 de abril de 2009

Pachamama, mamita.

Hoy que tengo que arrancarme un pedazo de corazòn y comèrmelo,
siento tu cariño.
Brisita. Abrazo. Callejòn solo.
Estrellitas. Helado. Rìo bravo. Mar mìo.
Viento wayro. Sol dorado. Risa de niño.
Agua.
Tanta soledad.
Tantìsima presencia.
Pachamama mamita.
Abrazo de adentro.

Publicado por K. en 12:18

I ha di gse. Du hesch mi gse (1)

(1) alemán hablado en Suiza, equivalente al alemán de Alemania "Ich habe dich gesehen. Du hast mich gesehen", que significa "Yo te he visto. Tu me has visto".

Recuerdo, antes de escribir este poema, en base al título idóneo que escogí para él, rescatado de las anotaciones de viaje mias, hechas al aprender algo de alemán suizo mientras hablaba alemán alemán con Urs, en aquella ruta existencial Puerto Eten-Santa Rosa, la voz de Jim Morrison, el rey lagarto, entonando "My eyes have seen you... my eyes have seen you...". Llegamos a un rio caudaloso. Nuestros cuerpos humanos no querian retroceder.

Recuerdo un rio...
un amor en blanco y negro...
los pies descalzos y un pantalón de cuero
la rubia cabellera lacia
las botas sobre la arena
la sombra del árbol
y yo
maravillado...
viendo los remolinos de agua en su cabello
viendo los remolinos de cabello en el rio.
De eso hace muchos años....
me distraigo con facilidad...
me voy por las ramas
y me quedo acariciándolas
por horas y horas.
-------------------------------------


Yo te he visto. Tú me has visto

Camino entre tus aguas y arenas
misterio hermoso
mientras cala en mis huesos y mi pellejo
la corriente helada del agua de la mar
más allá de donde se le da por mezclarse
con la corriente cálida,
tibia sangre marrón de rio.

Misterio mio
camino marino
tranquilo el silencio
camino
camino
entre las ramas arrojadas por el rio
las arenas del olvido.

Hay millas y millas de arena
y ramas de troncos arrancados y olvidados
muertos
mojados
cadáveres de naturaleza buena
edgar allan poe
un paisaje desolado
y entre todo ese bello alboroto
tu voz de ángel querido
que se me ha quedado dentro mio
sonando
sonando...

Cuando empapado me esmero en surcarte
laberinto de paredes de agua salada
veo que será imposible...
será imposible cruzarte rio impetuoso
pero a ese ángel habré de hablarle urgente el anhelo
presurosa el alma
si o si
habré de hablarle
no hay vuelta que darle.

Recuerdo tu mirada misteriosa
profunda mirada brillante
tímida promesa oculta
de mar de Chiclayo y océano infinito
hondo el anhelo
hondo en el pecho esbelto
y una mirada gris de camuflage
delante del mas suave y pardo mirar
tierno el camelo amable
de tu mirada a mi alma
un lunar interciliar misterioso
cual punto rojo indio natural
y una sonrisa nerviosa
en el centro del Plaza Real
que me vienen a la mente
mientras camino en Puerto Eten.

Misterio
Silencio
Pensamiento
Yo te he tocado en el mar y me has abrazado entre tus olas...
ahora te vuelvo a encontrar y el cielo se empieza a despejar.
Se abre una ola espumosa en el mar
sale una concha de bordes nacarados y perfil ondulado:
sobre ella
una princesa
la princesa del mar
My eyes have seen you
I need you to smile.

Miguitas de pan celestial sobre la mesa y la princesa del mar

Estoy andando los poemas, estoy trepándome a ellos. He visto el cielo lleno de suelo y el suelo lleno de cielo; me he dado cuenta que el centro no está al centro y de que todo lo que está alrededor en realidad se conecta a todo. Tengo un durazno de piel aterciopelada amarilla, en el que escribí el nombre de la musa marina y, acto seguido, me comí a la princesa del mar con el alma, cual si del maná mismo se tratase. He conocido la sonrisa transparente; aquella que se ve en el interior, y que en realidad ocurre, a distancia, y que puede verse solo por quien la entiende, quien la ocasiona, quien la anhela. Yo estoy en un rapto de mi mismo. Me ha abducido un poema vivo. Una poesía que habla y no dice "Oye". Nunca seré el mismo. Yo buscaba silencio y lejanía, distancia, altura, soledad, la voz del ande, reencontrarme, pero de pronto, sin saber, yo fui encontrado. Yo solo fui a un centro comercial a buscar unos poemas estupendos de un poeta español fallecido. Un ser humano pensó que yo necesitaba una motocicleta. Era un ser humano rojo. Yo no lo noté de inmediato. Pero dentro del ser humano... estaba yo pero con otro nombre. Cuando me di cuenta, unos cinco o seis pasos después, aquél ser humano era eterno, y era quien había estado dentro mio siempre. Dentro del ser humano estaba yo, pero, dentro mio, ya estaba ella, desde siempre, como una bella durmiente que en medio del dia soleado despierta: la princesa del mar. Y, cuando interminables días después me dijo "Está bien. Acepto tu propuesta!", ya se me salía el alma como nunca jamás, por cada pedazo de estrella que me alumbraba la noche, por cada rayo de luz que asomábase por los labios pensativos del horizonte, mientras dábase por amanecer mi ser en medio de aquel desierto. Todo es de verdad. Todo es de papel. Menos aquella silenciosa manera de ser. Esa si es pura flor de caña, pura rosa roja, pura amable voz de ángel: esa si es una mujer con el universo sobre el mar.

viernes, 3 de abril de 2009

Me olhas... (ERP)


Me olhas mas não me vês
te esfuerzas tanto ou pouco
para que me afaste de ti
enquanto respiro embaixo de minha vida,
não sê que sucede contigo.

Nem sabes quanto estranho
os dias que tomaste minha mão
no inverno, nas ruas;
com minha lonjura
soubeste manter-me cerca de ti.

Me esqueces cada tarde
sorris bem mais sem mim,
e sei que estás bem, muito bem
enquanto grito tão alto
que não podes escutar-me.

Sem ar e sem voz,
com falta de um abraço teu
e te vais sem dizer adeus,
já não me olhas mais.

Estefanía Rodríguez Palacios:
poeta autora de "Aqui não está seu nome... "

Hola libro


Hola libro
hola letras
hola poesía
hola prosa
hola silencio
hola oidos sordos al mundo externo
hola piel de plástico
prostituta sin sentimientos
hola arena
hola desierto
hola mi querido árbol interno
hola amigas
no quiero herir sus sentimientos
hola mis amigos
el aire
el mar
los caminos vacíos
las veredas de madrugada
el ronroneo de mi hija en el recuerdo
hola piedras mojadas del rio
hola piedras secas de la ribera del rio
hola arena roja
hola comida ausente
hola sueño ordenado
hola vino tinto
hola cigarro apagado
hola adiós al cigarro
hola versos a granel
hola melancolía
mi hermana perdida
reencontrada
hola amadeus
hola vangelis
hola papás y claudia los extraño
hola punta hermosa te extraño
hola no me extraño a mi mismo
hola hola
hola
hola a todos
a los tiempos que nos vemos
es que un dia me tuve que ir
creí que a ser feliz
pero ya ven
ya estoy de nuevo aquí
y ya no soy gris
pero sigo silencioso
y mucho más intenso
más intenso
mucho más adentro de mi
y soy muy sutil
muy, muy sutil.

miércoles, 25 de marzo de 2009

Where the streets have no name BORRADOR

Había caminado muchos días y noches por una senda solitaria y silenciosa. En realidad no recordaba ya cuánta vida había dejado detrás de mi y no podía sospechar tampoco cuánta me quedaba por delante ni en qué punto de la existencia me encontraba en aquél momento. Creo que había olvidado a dónde iba, de dónde venía, por qué lo hacía...
Sin más me detuve y me senté lentamente sobre la hierba fresca y crecida del costado del camino y me puse a observarlo en silencio. Miré hacia atrás, recordaba el último metro de ese camino recién andado, pero mis pensamientos y los sucesos correspondientes a todo lo de ese camino que no fuera el último metro se me habían borrado. Era como haber caminado sólo un metro de aquel trecho que probablemente habría andado por décadas mientras la distancia infinita se perdía en el horizonte que alguna vez me vio partir. No divisaba nada hacia allá; nada que me diera una pista sobre mi, para entenderme a mi mismo desde un plano existencial. Miré hacia adelante; el mismo resultado: un camino interminable que discurría desde la punta de mis pies hacia el otro horizonte, inescrutable también, extranjero y anónimo. Más allá ese camino seguía, sin más, hacia adelante en el tiempo y hacia cualquier lado en el espacio, hasta perdérseme devorado por aquél horizonte de prietas fauces y labios delineados mucho más allá de lo que mi cálculo cronológico estimaba alcanzable... al menos antes de que cayera la noche de los demás. Acercarse a él tomaríame no menos de cientos de pensares y silencios longevos. Sin embargo mi noche propia era impermeable a los efectos de los cambios terráqueos de rotación y traslación, ergo, no me afectaban los cambios de luz ni de estación, sólo el tiempo existencial. Pensaba en ese tiempo y en las razones, en los orígenes, las causas y efectos, la búsqueda de algo o alguien, de respuestas, de motivos, de luz o sinónimos corpóreos de la belleza metafísica. Seguí sentado, con la vista hacia adelante pero no la mirada; la mirada estaba puesta en mi interior, en mis pensamientos, no en los detalles del panorama que ya había dejado de interesarme. Quería recordar, entender, saber.
llego un viento...
esta marcha tan larga debía haber tenido un motivo. Esta senda polvorienta e inexplicable ahora debía haber sido en alguna época la vía hacia algún derrotero, algo que yo buscaba, pero ¿qué? Recuerdo que mi nombre era corto pero no hallaba en mi memoria su forma exacta, sus connotaciones. allí donde nada conocía, donde sin saber por qué había comenzado a ser un solitario extraviado en la amnesia y la traba de la memoria empezó esta historia .
Yo sé que soy unhombre, no sé mi edad ni nada por el estilo de mi. sé también que este es el mundo. La Tierra... o... ¿Un planeta desconcido de similar atmósfera y naturaleza? ¿El Cielo? ¿Un sueño? No sé. Si camino solo consigo un paisaje levemente combiado. Acaso fue siempre asi... es decir... nunca supe nada y aparecí de improviso tras no haber existido?. Ello es impensable, me resulta asi. Debo haber tenido pasado, nacimiento, familia, vida, amigos, aunque no los recuerde. Explico mediante el olvido total el no sentir nada con respec to a esas posibilidades. No extraño a nadie puesto que no recuerdo nada ni a nadie. No necesito a nadie pues no conozco a nadie...en todo caso no hay nadie aqui ni creca . no he visto a nadie creo. Peo se que estoy aqui y que debo hallar algo, alguien, compañía o voz... quizas eso es lo que buscaba No se que hacer. no entiendo nada. Si vengo de tan lejos por qué no estoy cansado o sucio?.
EXCUSA
.... maldita sea... estaba escribiendo este post... y demoré bastante... lo rehice varias veces... cambié el orden de algunas oraciones muchas veces... busqué sinónimos, pasé horas buscando formas alternas y sutilmente distintas de decir lo mismo... y al fin, cuando ya había logrado un progreso satisfactorio en el desarrollo de mi escrito quise guardarlo y en eso... shit happens... they say... y blogger ni se quién fucking autoridad me sacó un mensaje que decía algo así como "desactivación de blog programada en curso. Su blog no funcionará por diez minutos mientras se realiza una mejoría técnica en el sistema..." o algo asi... y no me obedecía. Cuando pasaron los diez minutos todo lo que había escrito había desaparecido y el post estaba tal cual lo había dejado la primera vez. Sin ninguno de los cambios que había hecho por 3 horas y con la tercera parte de cuerpo textual. Maldita seas para todos lados y ya no había nada qué hacer. Transcribí apurado lo que tenía hecho a mano del original.... con tal desencanto que ya ni me preocupé de tipear bien ni de colocar tildes... ni siquiera de leer una vez final lo que escribí. Hasta otra vez será... cuando vuelva a tener ganas de enfrentar este texto. Me gustaba la historia que logré al comienzo. Fuck! He perdido una emoción escrita. He perdido parte de mi en el aire... por gusto. Y ya no doy más por esta tarde. Ya me voy a dormir; mi alma está extenuada de escribir hoy. Y no me queda más remedio que escribir la palabra BORRADOR al lado del título. Me voy de aquí. Chinga su madre. Para otra vez será. I'll be back.

domingo, 22 de marzo de 2009

Alanis first guitar lesson

video

El rey Pelé

video

el artista asesino del balón-pie

Alanis


Un ángel jugando en su Tierra.

Juegos de Tierra


video

Vae Soli - ¿Que no dan otra cosa?



gracias por el powerpoint! me gusta mucho esa canción, pero sólo la había oido cantada por Silvio rodriguez... pensé que era de él. Quién será el Ché al final de cuentas? o quién habrá sido en realidad. De hecho no fue exactamente quienes algunos creen ni quien algunos otros creemos... pero seguro eso no importa tanto. De todas maneras recordé que había alguien a quien yo quería mucho... que cuando veía que yo me ponía a ver algún documental sobre el Ché en Discovery channel o algo así... pues... se aburría... y me explicaba luego que todo ese tema le parecía aburrido y tonto... Alguna vez traté de explicarle la connotación histórica y también las connotaciones filosóficas del tema, o del personaje histórico, o del personaje ideal... pero ella igual se aburría...no entraba en mi tema con reflexíon... sólo con un descomunal e incomprensible desinterés (y premura porque cambie de canal a ver si daban alguna novela o película)... y era una persona buena... por eso nunca entendí su apatía al respecto... como si ello, no tuviera nada que ver con ella, ni con nada que tuviera que ver con ella. Quizás ella era una aborígen de una tribu en la que no conocían el fuego en cuestiones de reflexiva retro-histórica o socio-existencialista, y yo trataba de decirle algo que para mi era profundo y que tenía que ver con todo, desde el pasado común de los hombres hasta mi propia mentalidad. En fin... sólo me frustré un par de veces al respecto... seguro era un tema sin importancia, no el del Ché, sino el de que a alguien no le importe un tema asi. Lo mismo con Ghandi... Y yo no encontraba mas que mil palabras alborotadas en mi pensamiento.... que se apelotonaban en mi boca... pero al final no decía nada... porque - no sé - esa parte me entristecía un poco, esa falta de empatía emocional e inquietud reflexiva que quería compartir... no sé que era peor... Ghandi, Guevara, ella, yo... pero qué más daba. Era sólo un detalle tonto, en el universo de detalles que conforman una personalidad. Aunque igual... vae soli!

Inevitable


Ya conocí ese dolor que tanto temía (checked)
Apareció en tus ojos al percibir el vacío y la levedad (checked)
Era tan arrollador
tan devastador...
Es ahora un sentir, un recuerdo asesino,
que oprime el alma, despiadado,
y el corazón
arrancado de las entrañas y estrellado en la dureza singular
de la maldad del viento. (checked)
Duele en el alma
Duele en la sangre y en los huesos
mientras el espíritu se debate para permanecer fuerte y no sentirse tan maltratado,
tan golpeado y herido.
Esa vez me golpearon tan profundamente
como nunca llegué a imaginar
y es inevitable el sentir ese morir tan temprano
aunque después me haya levantado, tan como si nada,
y tan como si todo a la vez, para seguir viviendo,
con el amor que dí en un instante santo
ahora ya acribillado con la hermosura triste de un niño llorando
y un corazón desangrado.
Dolor, pain, Schmerz, sangre caliente en la vereda.
Me estaba muriendo como un monumento olvidado
cuando escapa de él la memoria de su pasado.
Me golpeó el viento
me arrancó pedazos de piedra
mientras en el centro mi voz de amor ha cicatrizado
y ahora no habla...
no hablará más
what the fuck.

El olor del vacío

Ayer por la tarde llegó el olor a mi vida. Un aire de enfermedad propia, privada, íntima, solo mía, y que, sin embargo, llegaba pública y desvergonzada, altanera, con el viento. El olor se ha quedado hasta hoy y siento que cada vez cala más profundo en mi ser... en mi ser. Me ha entrado por la nariz, por ambas fosas nasales, inundando ambas narinas a la vez, en una sola inspiración... Al mismo tiempo ha entrado por la boca muda en el momento mismo de nacerme un suspiro. Es extraño: merodea por mis entrañas, pasea por la piel, vuelve a meterse por los poros de la piel hasta los poros de los mismos huesos, y siento que reconoce en mis órganos y vísceras su nueva morada. Ya hoy por la mañana ha conocido casi toda mi soledad, más que eso, ha descubierto mi dolor y ha pasado rápidamente por un lado del corazón, casi ha encontrado en el mismo instante la caja negra con el registro del último incidente en vida de mi ser encantado y utópico, y ahora acompaña este cuerpo de sangre detenida. Este olor que luego se convierte en amargura y percibo en la garganta es una nueva entidad que se ha agregado a mi y no tengo cómo resistirlo. Me abraza el frío que nace de mi. Me abraza la oscuridad. Me acaricia la anhedonia estelar. Estoy percibiendo el silencio.

Frase captada

Un mundo sin todos los Gordons es un mundo que inevitablemente habrá de volver a las arenas...
(Sobre el General Charles Gordon "Bajá", oficial inglés muerto en Jartún, Sudán, en 1885 por una convicción.)

sábado, 21 de marzo de 2009

Leyenda Urbana Rock Band



Para los amantes de riffs de guitarras eléctricas, efectos, baterías agarradas a golpes al mejor estilo de uno de los mejores bateristas del medio y covers de grandes grupos como Guns n' roses, Metallica, otros más tranquis como Oasis (próximamente en Lima), etc etc... acá esta invitación a la página de la banda Leyeda Urbana, la banda más yunta de Jose Cuervo.
http://www.leyendaurbanagroup.com/#

martes, 17 de marzo de 2009

El poema esperado de Rosita


Y pasaron los segundos
y segundos
y segundos
y luego muchos minutos vinieron
elegantes
a sentarse a mi lado
mientras esperaba un poema inesperado
que de ti me tocaba anhelar...
pero no llegaba...
pero no llegaba...
y los minutos se me fueron durmiendo
y los segundos se me quedaron tiritando
azules como los astros
acurrucados en el regazo
bien abrigados sus corazones
aunque el frio los fuera devorando.
(a mi amiga REGS, poetisa de corazón, alma compañera de este mundo azul y cruel)

lunes, 16 de marzo de 2009

Sandra Muente




Sab 21 Marzo - Artista Invitada: Sandra Muente...MEDI BEACH CLUB PUNTA HERMOSA
Giovanna invited you to "Sab 21 Marzo - Artista Invitada: Sandra Muente...MEDI BEACH CLUB PUNTA HERM" on Saturday, March 21 at 10:00pm. Giovanna says, "Si quieren invitaciones pasenme la voz". Event: Sab 21 Marzo - Artista Invitada: Sandra Muente...MEDI BEACH CLUB PUNTA HERM"Sabado 21 de Marzo del 2009"What: Club PartyHost: MEDI BEACH CLUB PUNTA HERMOSAStart Time: Saturday, March 21 at 10:00pmEnd Time: Sunday, March 22 at 6:00amWhere: MEDI BEACH CLUB PUNTA HERMOSA To see more details and RSVP, follow the link below:http://www.facebook.com/n/?event.php&eid=145036315594&mid=27d125G249764f8G18685a7G7

Blanca Varela (+)


querido mío
te recuerdo como la mejor canción
esa apoteosis de gallos y estrellas que ya no eres
que ya no soy
que ya no seremos
y sin embargo muy bien sabemos ambos
que hablo por la boca pintada del silencio
con agonía de mosca al final del verano
y por todas las puertas mal cerradas
conjurando o llamando ese viento alevoso de la memoria
ese disco rayado antes de usarse
teñido según el humor del tiempo
y sus viejas enfermedades
o de rojo
o de negro
como un rey en desgracia frente al espejo
el día de la víspera
y mañana y pasado y siempre
noche que te precipitas
(así debe decir la canción)
cargada de presagios
perra insaciable (un peu fort)
madre espléndida (plus doux)
paridora y descalza siempre
para no ser oída por el necio que en ti cree
para mejor aplastar el corazón del desvelado
que se atreve a oír el arrastrado paso
de la vida a la muerte
un cuesco de zancudo
un torrente de plumas
una tempestad en un vaso de vino
un tango
el orden altera el producto
error del maquinista
podrida técnica seguir viviendo tu historia al revés
como en el cine
un sueño grueso y misterioso que se adelgaza
the end is the beginning
una lucecita vacilante como la esperanza
color clara de huevo
con olor a pescado y mala leche
oscura boca de lobo
que te lleva de Cluny al Parque Salazar
tapiz rodante
tan veloz y tan negro
que ya no sabes
si eres o te haces el vivo o el muerto
y sí una flor de hierro
como un último bocado torcido y sucio y lento
para mejor devorarte
querido mío
adoro todo lo que no es mío
tú por ejemplo
con tu piel de asno sobre el alma
y esas alas de cera que te regalé
y que jamás te atreviste a usar
no sabes cómo me arrepiento de mis virtudes
ya no sé qué hacer con mi colección de ganzúas y mentiras
con mi indecencia de niño que debe terminar este cuento
ahora ya es tarde
porque el recuerdo como las canciones
la peor
la que quieras
la única
no resiste otra página en blanco
y no tiene sentido que yo esté aquí
destruyendo lo que no existe
querido mío
a pesar de eso
todo sigue igual
el cosquilleo filosófico después de la ducha
el café frío
el cigarrillo amargo
el Cieno Verde en el Montecarlo
sigue apta para todos la vida perdurable
intacta la estupidez de las nubes
intacta la obscenidad de los geranios
intacta la vergüenza del ajo
los gorrioncitos cagándose divinamente en pleno cielo de abril
Mandrake criando conejos en algún círculo del infierno
y siempre la patita de cangrejo atrapada
en la trampa del ser
o del no ser
o de no quiero esto sino lo otro
tú sabes
esas cosas que nos suceden
y que deben olvidarse para que existan
verbigracia la mano con alas
y sin mano
la historia del canguro -aquella de la bolsa o la vida-
o la del capitán encerrado en la botella
para siempre vacía
y el vientre vacío pero con alas
y sin vientre
tú sabes
la pasión la obsesión
la poesía la prosa
el sexo el éxito
o viceversa
el vacío congénito
el huevecillo moteado
entre millones y millones de huevecillos moteados
tú y yo
you and me
toi et moi
tea for two en la inmensidad del silencio
en el mar intemporal
en el horizonte de la historia
porque ácido ribonucleico somos
pero ácido ribonucleico enamorado siempre.

El poder de Kina





Kina Malpartida
campeona Mundial de Box y tablista peruana
Otra hija de Punta Hermosa que lleva el nombre del Perú hasta los laureles más allá del mar de Grau.

Video de la pelea:
http://www.youtube.com/watch?v=wGvMgqlKu7c

Imágenes de Kina:
http://historiadenuestroperuydelmundo.blogspot.com/2009/02/fotos-de-kina-malpartida.html

In memorian: Blanca Varela (Agosto 1926 - Marzo 2009)






Strip-tease (Blanca Varela)

Quítate el sombrero si lo tienes
quítate el pelo que te abandona
quítate la piel
las tripas
los ojos
y ponte un alma
si la encuentras.


Ese puerto siempre existirá (Jose Cuervo)

Blanca si tu te vas siento que el mundo se hace chico
que el mar se hace más grande
y me echo a preguntarme si es verdad o no
que el mundo empobrece un poco cuando morimos.
Pero paso a mirar la arena de la playa
me llena la nariz la brisa del mar
siento el rumor de las olas y el aroma salado
y si...
creo que ahi estás tu, en el mar, en todos lados.

Los poetas no mueren
quizás sólo son olvidados por algunos o muchos
o recordados por todos o nadie.
Los poetas se van a descansar con paz
cuando les llega la hora final
y el mar sigue arullando las olas
sin parar
una tras otra
como un papá o una mamá
por toda la eternidad.

BLANCA VARELA:
poetisa peruana (1926 - 2009)
biografia:
seleccioón de poemas:

domingo, 15 de marzo de 2009

Explosión de una Supernova: Relato del asesinato de mi belleza y el ocaso del Sol





Sucedió el domingo 15 de marzo del 2009 a las siete de la noche, en el balcón del hostal Pico Alto, en Punta Hermosa. Acababa de hablar por teléfono con mi padre. Le dije que estaba por salir de regreso a Lima. Me puse a empacar y al poco rato recibí otra llamada. Era sobre el Sol. Vi su nombre en la pantalla del teléfono celular. Antes de escuchar sus palabras tuve un presentimiento. Me pareció sentir que de inmediato había empezado a correr yo un grave riesgo debido a algún tipo de peligro mortal, pero su voz era suave y dulce, como siempre, aunque con un resquicio de temor disfrazado de tranquilidad. Hablamos acerca de ciertos temas irrelevantes, dos o tres - no recuerdo - mientras, poco a poco, mi sentimentalismo me traicionó y olvidé por completo todo tipo racional de precaución y cuidado. Mi razón se distrajo debido a mi profundo amor por el Sol y fue asi que, finalmente, salí de la habitación del hostal directamente a la intemperie del mirador del segundo piso, que tenía vista al parque, y me expuse.
Debido a la mala señal del celular salí al balcón para tratar de captar mejor las palabras de quien tenía cautivo al Sol. Aquella persona que durante tanto tiempo había sido elegantemente frìa y protocolarmente amable, cada vez màs desde aquel dia en que habíale arrebatado a mis dias la estrella más brillante. Desde entonces me había quedado yo viviendo en medio de una noche de Sol que, al parecer no llegaría a terminar nunca. Digo noche de Sol porque no habían dias ya desde aquel dia. Todo el tiempo era de noche. Todos los días eran una misma noche. Y en esa noche yo sobrevivía debido a mi voluntad de recuperar al Sol. La única luz que había estaba dentro mio, pero no brillaba fuera de mi, solo existía dentro mio como un calor proveniente de un fuego que era parte del mismo Sol y que era lo único que no era oscuro en mi y en el mundo que yo habitaba. Utilizaba lo que el Sol me había dejado dentro del pecho, antes de ser raptado, para asì poder evadir a la muerte, mientras trataba incansablemente de liberarlo de su cautiverio, para abrazarlo por siempre y que esa noche terminase por fin, dándole paso a la luz olvidada. Pero esa noche de Sol ya llevaba varios "meses" de duración. Mi guardia estaba desanimada y extenuada; estaba baja. Sabía que el sol estaba encerrado en una caja de huesos y carnes duras, pero no sabía cómo sacarlo. Seguro había sido torturado tanto física como psicológicamente. No sabía si aún seguía con vida o si al poco o mucho tiempo de haber sido secuestrado había sido muerto o no por su carcelera. Pero yo debía seguir intentando rescatarlo; se lo debía. El Sol había hecho lo mismo por mi dos o tres años antes. Me había rescatado finalmente de mi mismo después de buscarme e intentarlo por años sin éxito. Por eso sucedió todo. Por eso perdí todo. Por eso fue que llegó esa hora esperada que temía, en la cual todo saldría mal y, por darlo todo de mi por el Sol, yo moriría en un descuido. Y si yo moría el Sol también moriría, encerrado en esa caja de huesos y carnes duras donde lo tenían sin pan ni agua, sin ventana, sin mi compañía, sin manera de brillar fuera de las paredes esbeltas y frias de su prisión.
Asi fue. Salí al balcón. Me apoyé sobre el murito blanco con techo falso de paja, sobre el cual se encontraba echada Lucky, una pequeña perra blanca con manchas marrones que vivía en el hostal y que se echaba sobre la paja del techo falso de ese murito para asi ver el parque desde el segundo piso mientras pasaba la tarde y, en ese caso, la noche joven de los demás. Le acariciaba yo la cabeza. Le rascaba el pelaje detrás de la oreja mientras hablaba por el telefóno celular. Pasó un surfista brasilero bajando la escalera. Me saludó y habló brevemente en portugués y yo le respondí también brevemente.- "Oi. Boa noite. Tudo bom?". "Tudo bem",- me dijo al irse mientras yo borraba mi hemisonrisa. Yo le daba la espalda al parque, a Lima, a la francotiradora. No era su culpa quizás, le pagaban para hacerlo, o quizás simplemente se lo encargaban. Ni siquiera sabía quién era yo mientras me miraba la espalda desde Lima en su mira telescópica con visión nocturna. No importaba la distancia de kilómetros que se interponía entre ella en Lima y yo en Punta Hermosa. No importaba que ella estuviera a nivel del suelo de donde estaba y que yo estuviera en un segundo piso, en un balcón a 53 kms. No importaban los edificios, cerros ni lomas, ni tampoco las personas buenas o malas que había entre su gatillo y mi corazón, al medio de mi espalda. De pronto lo supe. Lo temí y lo supe. Volteé hacia Lima y recordé el libro "Crónica de una muerte anunciada". A la vez recordé que por la mañana había recordado que la secuestradora me había dicho, menos de un mes antes, "Me vas a decir no? ¿Tu no serías tan malo conmigo no? Me vas a avisar antes de que todo esté consumado no? No cuando ya todo haya pasado no? No serías tan malo... ¿No?" En otra oportunidad me había dicho que si ella veía venir una bala hacia mi pecho ella sin dudarlo se pondría entre mi pecho y la bala. Que preferiría dar su vida por mi antes de que algo me dañara. Pero yo sabía que, aunque eso fuera parcialmente verdad, no sería posible que lo hiciera, ya que la única bala capaz de matarme vendría justamente de ella. Y una vez disparada una bala asi no puede detenerse el impacto. Quizás si ella hubiera estado a mi lado lo hubiera hecho. Supongo que si porque ella casi siempre hacía lo que yo hacía, y por tanto hubiera hecho por mi casi todo lo que yo sí sé, a ciencia cierta, que haría o hubiera hecho por ella, de habérseme dado la oportunidad. O quizás hubiera podido empujarme y tirarnos al suelo a ambos, salvándonos así a los dos. No habría habido necesidad de que ninguno muriera. Podríamos haber vivido juntos como siempre quisimos.
La bala fue acercándose. La había temido por largo tiempo pero no tuve miedo. No había más tiempo. No había ya para qué seguir. Si esa bala llegaba significaba que el Sol, mi Sol, hacía tiempo que había muerto, y yo no había podido rescatarlo como le prometí. ¿Habrá muerto tranquilo? ¿Llorando? ¿Durmiendo? ¿Soñándome que llegaba al fin a su lado? Lo había dado todo por él y finalmente perdí. La vida no es justa. Pero yo si soy una persona justa. Y lo justo era que si lo dejé morir yo debería dejarme morir también, sin importar que eso no fuera lo que el Sol hubiera querido para mi antes de morir. En todo caso sabía que ya nunca más vería al Sol de nuevo. Nadie lo vería. Estaba muerto. La noche de Sol definitivamente no iba a terminar nunca. Miré en dirección a lima. Aún no se veía nada. No se oía nada. Faltaba poco. Aún detecté por última vez la ternura en su voz hablándome a través del audífono de mi celular... fué un instante. Entonces sucedió, a los pocos segundos, como esperaba... un impacto certero. Sé que cuando me disparó desde allá ella me vió, cuando yo volteé, en el vacío, a los ojos. Y yo la vi en el vacío a los ojos. No sonreí. No titubeé. Recibí el plomo en el pecho y mi sentimiento dejó de existir de inmediato, a la vez que los pedazos del mediastino espiritual mezclados con sangre y astillas de hueso asimilaban el metal, el plomo, el vacío eterno, la frialdad y la muerte. A partir de entonces ya nada importó. Mi cuerpo se mantuvo en pie. Mi belleza interior se derramó por todos lados llevada por la sangre que salpicó un poco a la pared del balcón, al piso y, lamentablemente, a Lucky también. Recordé al personaje del príncipe Vlad Tepes Dracul, míticamente muerto en vida por amor, abandonado por Dios y, en la realidad, injustamente recordado por la historia. Recordé la imagen de él en una película en la que muere en los brazos de su amada, muerto por ella, querido por ella, abandonado por ella, mientras se desangraba y finalmente era feliz por unos instantes finales antes de morir, al ver al mismo tiempo a su amada y al Sol olvidado, que tanto tiempo le fue negado y tanto tiempo le hizo falta. Los rayos del Sol besaban su rostro y él sonreía feliz, liberado de la oscuridad eterna, mientras los labios de su amor le besaban la boca ensangrentada y se llevaban su último aliento. De pronto ya no pude pensar con claridad, ni recordar nada.. no pude ya pensar en nada. Empecé a tener visión borrosa y me asaltó una agitación espiritual indescriptible. Así era la muerte. Yo ya me iba. Luego no sentí nada. Alea jacta est. Corté la comunicación del teléfono celular. Ya estaba muerto.
EPILOGO
....

martes, 10 de marzo de 2009

Un regalo anónimo (incluye poema escrito por Anónimo)



Hace poco me reencontré con una gran amiga, parte de mi historia de caminante del pensamiento. En su blog kojudopolis, en el sitio http://kojudopolis.blogspot.com/2009/03/donde-esta-k.html,
un anónimo nos leyó, a ella y a mi, y envió un regalo que ahora coloco aquí...
un regalo anónimo que me llenó de silencio y hemisonrisa solidaria y cómplice con un desconocido con el que me tomaria un buen vino...
y entonces le convencería para dejar que vengan todos los poetas, todos los amigos, todas las poesías, todos los soles y las lágrimas de nuestros poemas, los hombres y mujeres cortados por emociones de versos afilados. Gracias Anónimo por el poema que nos hiciste y dedicaste. Aqui lo dejo para que no se me pierda nunca:

Anónimo ha dejado un nuevo comentario en la entrada "Dónde está K?":

Los poetas no murieron
Están entre nosotros
No se esconden
escriben y nos tallan el alma
la risa
Para seguir creyendo en los latidos
de algún corazón en explosión.
Gracias José Cuervo y Karen
por esparcir trozos de corazón
en plena hambruna de poesía.

.......



De ninguna manera Anónimo.... realmente no sabes como agradezco
tu poesía, tu onda, y tu existencia en este poema que es el silencio de los lectores y escritores de los días.